Ante hiperinflación mirandinos aseguran que es “mejor comer en casa”

La inflación y el constante cambio de precios afecta a los diversos establecimientos de comida que yacen en el país, es por ello que el alto costo que conlleva comer fuera de casa obliga al venezolano a considerar alimentarse en su hogar, ya que le resulta mucho más factible y económico a la hora de preparar diversos platillos y apetitivos.

Comensales de Tong Ling Restaurant y trabajadores de Barricas Cañas y Tapas, Bar Restaurant, ubicados en el km 15 de la carretera Panamericana, específicamente en el centro comercial Casa Blanca, destacan el descenso de clientes a los locales, la sustitución de ingredientes a los platillos por el alto costo de los mismos o por su extinción en el mercado, o por la simple comodidad de comer fuera de casa.

La comodidad y el ahorro del venezolano, hacen que el hogar sea la primera opción a la hora de consumir alimentos y preparar apetitivos; esto debido al alto índice inflacionario que está presentando el país diariamente, además de que el sueldo adquirido no cubre los gastos que amerita cancelar el servicio en un restaurante.

Irían Sánchez, cliente fija de Tong Ling Restaurant, reseñó que para su comodidad prefiere la opción de comer fuera de casa, ya que se evita la molestia del proceso de preparación que requiere un plato de comida. Además, destacó que “es relativo comer en casa o no, dependiendo de la ocasión y la cantidad de personas que se encuentren” mencionando asi que ella gasta alrededor de 6 millones de Bolívares al comprar los ingredientes para preparar un platillo básico, también enfatizó que por temas de elevados costos, es mejor comer en la comodidad de su hogar resaltando que a ello se debe la baja afluencia de clientes al local.

Pero para Verónica Martínez, trabajadora de Barricas, tiene un concepto diferente, para ella es mucho más económico comer fuera de casa “porque si yo me compro un kilo de bistec en la calle, me viene preparado con su contorno listo” con esto hizo alusión a que no tiene que aderezarlo y por demás preparar su acompañamiento, por ende el costo suele ser menor.

No obstante reconoció que su sueldo no alcanza para diariamente comer fuera de su hogar, sin embargo a diferencia de Tong Ling Restaurant, el descenso de comensales no se debe al costo de sus platillos y bebidas, ya que aseguró que “quienes vienen a comer acá, son gente con dinero” si no a la baja calidad del servicio que ha venido presentando dicho local.

La comodidad y el ahorro del venezolano, hacen que el hogar sea la primera opción a la hora de consumir alimentos y preparar apetitivos; esto debido al alto índice inflacionario que está presentando el país diariamente, además de que el sueldo adquirido no cubre los gastos que amerita cancelar el servicio en un restaurante.

Jhon Velazco, jefe de cocina de Barricas, expresó que la baja de clientes se debe a “costos elevados, la situación” y que por ende prefiere comer en su casa que fuera de ella, ya que para su concepto, el sueldo que obtiene en su trabajo no alcanza para cubrir el costo que requiere consumir alimentos y bebidas fuera de su hogar.

Algunos venezolanos han tenido que reformar su estilo de vida, dejando las comodidades y “lujos” de un lado, para adaptarse a la situación que enfrenta actualmente el país, los altos costos de los servicios en locales comerciales de comida, se han tenido que ver en la necesidad de variar los ingredientes de sus platillos, buscando la mejora de precios para poder satisfacer a la clientela, sin embrago esto no ha hecho que sea de mayor interés para el mismo, ya que el cambio de precios que existe constantemente en el país han hecho que sea mejor comer en casa. /

Sarali Andreina Villegas Hidalgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *