Apagones generan pérdidas incalculables en sector comercial e industrial tequeño

El coordinador municipal de Vente Venezuela en el Municipio Guaicaipuro, William Anseume, aseguró que las pérdidas provocadas por los apagones en el sector comercial e industrial de la ciudad de Los Teques son incalculables.

«Los efectos, como en todo el municipio y el país, son devastadores. El comercio y la industria padecen pérdidas incalculables, lo que se traduce en más hambre y más desempleo en lo inmediato y a mediano plazo”, dijo, agregó que está paralizada la producción, “lo que genera una mayor angustia ciudadana, mucho mayor que la que ya se ha hecho sorprendentemente cotidiana, por diversas razones: búsqueda de alimentos, modo de pago de los mismos, inseguridad permanente, alto riesgo de la vida y los bienes».

Denunció que las familias guaicaipureñas pierden su comida con estos prolongados apagones; “mientras aumenta el nerviosismo continuamente, por tratar de ir al trabajo, a los centros de estudio, por la movilidad. El Metro paralizado incomunica a todos de una manera abrumadora».

Lo peor de todo esto, -indicó el profesor universitario y dirigente político- es que la falta de electricidad resulta de una mezcla macabra entre ineficiencia prolongada, anunciada desde hace muchos años por múltiples expertos, entre los que destacan los de la Universidad Simón Bolívar; ineficiencia que se traduce en falta de mantenimiento y de inversión que imposibilita a los ciudadanos venezolanos a seguir disfrutando un servicio que era prácticamente infalible y que servía para exportar, mezclado con la malebola intencionalidad de paralizar el país a conveniencia desde el poder.

Se preguntó: “¿a quién le conviene un país paralizado e improductivo? Los efectos en Los Teques, la repercusión de esta ausencia prolongada de electricidad e iluminación se sienten de inmediato en la inmovilidad y la pérdida, en la incomunicación y las imposibilidades de reunión, eso sólo le conviene al régimen usurpador, que nos incomunica y nos paraliza. La idea es estar conscientes de ello y buscar los mecanismos más certeros para romper también con esos cercos provocados. Que nadie se haga la mala idea de que tienen razón con ataques cibernéticos, pitos y flautas. Esto está provocado desde el poder con fines de anulación ciudadana y debemos combatirlo, comunicándonos más, reuniéndonos más, enfrentando más y más, diariamente, estos dislates de la opresión».

Daniel Murolo

Deja un comentario