De 1.200 unidades, solo 200 prestan servicio en Los Teques

La situación se repite en las más de 18 rutas que conforman el Bloque Unido de Transporte de los Altos Mirandinos, dentro del municipio Guaicaipuro, que es cuna de la capital del estado Miranda.

En el año 2014 habían registrado en la Dirección de Transporte de Guaicaipuro unas 1.200 unidades, de las cuales ahora solo quedarían operativas unas 200.

El director de Transporte Municipal, Carlos Solanoindicó que ha disminuido el servicio en todas las parroquias del municipio y las más afectadas son las foráneas como Tácata, Altagracia de la Montaña y Paracotos.

Un repuesto sencillo, como fusible o cualquier pieza de mantenimiento como bujías o cables, están vendiéndose a precios dolarizados. Situación que ha mermado la capacidad de reparación de las unidades que prestaban las rutas en Los Teques, la mayoría de vieja data. “La mayoría de autobuses Encava o Mercedes Benz, que antes uno veía en las calles de la ciudad, están accidentados”, contó Solano.

A causa de las fallas en el transporte público, en los últimos tiempos no es tan recurrente el congestionamiento en las vías de la capital mirandina.

Esto obliga a los usuarios a caminar largos trayectos por la falta de unidades. Los Transmiranda –servicio prestado a través de la Gobernación de Miranda- no son suficientes para cubrir la demanda, pues solo están operativos en algunas rutas y con una o dos unidades.

Otra actividad que ha proliferado a causa de estas fallas son las denominadas perreras, en su mayoría cubriendo las rutas a sectores populares y a  las comunidades del eje sur de la ciudad como Guaremal, Barrio Miranda, Los Jabillos, El Trabuco y todas las que están ubicadas en los kilómetros altos de la carretera Panamericana, vía Las Tejerías, en el estado Aragua.

San Pedro y Lagunetica a pie

Dos sectores más afectados son San Pedro de los Altos y Lagunetica, donde la inexistencia de unidades obliga a caminar trayectos de hasta cuatro y cinco kilómetros para llegar a sus destinos.

“Los autobuses nos dejan en Aquiles Nazoa y hay que caminar como tres kilómetros para llegar hasta San Pedro”, dijo Roberto Ascanio, vecino de la zona.

Igual ocurre en Lagunetica, donde solo llegan hasta la redoma y las personas que viven en las comunidades más recónditas deben caminar hasta sus viviendas. “No hay autobuses que se metan a las comunidades porque son calles pequeñas y hay muchas fallas en la vía”, dijo Iris Martínez, vecina de la comunidad Nueva Esparta. 

Deja un comentario