Detenido obstetra por cobrar a parturientas en Maternidad de Carrizal

Un gineco-obstetra fue detenido por las autoridades tras el presunto cobro de una alta suma de dinero para atender a una parturienta en la Maternidad de Carrizal. “No era la primera vez que lo hacía, ni es el único”, denunció uno de los pacientes.

El médico fue identificado por la policía municipal como Cesar Villanueva de 39 años, quien fue aprehendido la noche del pasado martes por funcionarios adscritos a la dirección de operaciones de la Policía Municipal de Carrizal por incurrir en el delito de concusión, según lo contemplado en la Ley Contra la Corrupción.

Una vez generada la denuncia, por el cobro para la gestión de ingreso y trámites previos al parto, proceso que es gratuito,  los funcionarios hicieron inmediato acto de presencia en el centro médico para proceder a la captura de Villanueva, dejándolo a la orden de la Fiscalía Vigésima Quinta del Ministerio Público.

“La corrupción roja rojita se instauró en Carrizal”, reseñó el dirigente político de esa jurisdicción Yvan Piquel, quien recordó que en menos de tres meses ya han sido detenidos al menos tres funcionarios del ámbito de la salud involucrados en casos de presunta corrupción.

Recordó que el director de Protección Civil Carrizal fue detenido junto a dos funcionarios del organismo luego de que se detectara que integraban una red de tráfico y comercialización de medicamentos e instrumental médico quirúrgico donado por el Hospital Victorino Santaella de Los Teques.

“Jamás en Carrizal se vieron casos de este tipo durante la gestión pasada, mientras que la actual romper record al reportar ya más de tres detenidos por casos similares”, agregó Piquel. En el caso de PC Carrizal los detenidos fueron identificados como Jual Gil y los hermanos Wilson Villarreal y José Alfredo Villarreal.

Mientras que el doctor de la maternidad cobraba por atender, Gil en calidad de director del organismo de salvamento solicitaba al HVS la donación de medicamentos y equipos que supuestamente utilizarían los paramédicos, pero lejos de estos los mismos eran vendidos posteriormente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *