En Llano Alto exigen a Corpoelec responder por artefactos dañados por apagones

A lo largo y ancho de Venezuela la falta de electricidad ha ido deteriorando alimentos, aparatos eléctricos y la salud de las personas. El sector Llano Alto ubicado en el municipio Carrizal, es un claro ejemplo de las consecuencias que han traído estos cortes o bajones de luz, que se presentan a diario a diferentes horas del día.

Este lunes 10 de junio del 2019 la comunidad de Llano Alto fue duramente afectada gracias a los cortes eléctricos que vienen afectando a los ciudadanos de este sector desde ya hace más de 2 semanas completas en las que hay cortes eléctricos todos los días por un lapso de 4 a 5 horas, los afectados rechazan el racionamiento eléctrico o como ellos le llaman “el tapa ojos del gobierno”.

Maria García de 47 años, es una de las vecinas que más se ha visto afectada ya que sufre de algunos ataques de asma y en los momentos en que se ha ido la luz no tiene como estabilizarse de manera rápida y efectiva, también ha sufrido pérdidas de artefactos como una nevera y una lavadora. Exige el cambio de los aparatos dañados a consecuencia de estos cortes de electricidad.

“Desde hace dos o tres años empezaron los cortes en el sistema eléctrico por negligencia del gobierno y de nosotros mismos; ya que nos hemos acostumbrado a no exigir correctamente nuestros derechos. Ese es el resultado del colapso total en nuestro país, todos los días se va la luz, no podemos trabajar sin luz, los niños no pueden ir a clases sin luz”, dijo.

-Yo soy maestra del colegio de Llano Alto y puedo decir con certeza que en este año hemos tenido más “vacaciones”, que actividades debido a la falta de electricidad, y me preocupa bastante las personas que están en un hospital y dependen de una máquina para poder mantenerse con vida y que de repente se vaya la luz por culpa del mal mantenimiento que le han dado al sistema eléctrico durante los últimos 19 años.

Juan Chapellin agregó que han estado cortando la electricidad todos los días, “antes el servicio era regular. Se iba la electricidad muy rara vez, el racionamiento en nuestra comunidad dura de 2 a 4 horas; llevamos casi 2 semanas en los que nos quitan la luz, los horarios en que estos suceden varían desde la mañana tarde y noche”.

No solo Chapellin nos relató su día a día con este problema, también Ingrid Fernández vecina del sector  comentó que cada vez que le racionan la electricidad su casa se vuelve un caos; ya que el trabajo se le acumula y termina siendo imposible cumplir con todo, varios artefactos como lavadoras, cocinas, aires acondicionados y televisores han sido las consecuencias que ha tenido Fernández a causa de este racionamiento eléctrico.

“Hago un llamado a los trabajadores de Corpoelec y más que todo a la alta gerencia a preocuparse más por el servicio; ya que es una de las necesidades primordiales de los venezolanos, varios de nuestros vecinos nos han consultado que se les han dañado aparatos eléctricos como hornos, lavadoras, aires acondicionados, neveras, secadoras e infinidades de cosas más”.

Roxana Dos Santos.

Deja un comentario