La abstención electoral es la peor forma de hacer oposición

 

Cuando el CNE anunció la convocatoria de la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente para el 30 de julio de este año también le puso fecha del 10 de diciembre a las elecciones regionales que se debieron realizar en el 2.016, porque en el gobierno tenían la convicción de que los partidos de La Mesa de La Unidad no participarían en las mismas debido a la cantidad de asesinados por parte de cuerpos de seguridad ocurridos durante las manifestaciones pacíficas de calle después de más de tres meses de protestas; sin embargo, La Mud no pisó el peine y tomó la acertada decisión de inscribir candidatos para las 23 gobernaciones para luego realizar primarias con el objeto de contar con un solo nominado para cada entidad regional, evento sucedido hace pocos días.

Los amenazantes rumores sobre una nueva suspensión de las elecciones de gobernadores generó una fuerte presión de la opinión pública nacional e internacional para que se realizaran y el CNE no tuvo más opción que presentar el cronograma electoral para el próximo 15 de octubre por una reprogramación de la fraudulenta ANC y , al parecer, esta vez sí van; pero bajo un esquema que promueve la abstención electoral como el ocultamiento de información valiosa sobre el proceso o separar la elección de gobernadores de los legisladores regionales con la pretensión de ejercer un control político sobre los ganadores opositores porque el oficialismo tiene mayoría parlamentaria en 22 de los 23 Consejos Legislativos del país.

A esta campaña abstencionista se sumaron varias instituciones del gobierno y del Estado con inhabilitaciones sobrevenidas de importantes líderes de la alternativa democrática y la persistente amenaza sobre otros que ganaron las primarias; sin embargo, lo más lamentable es que a este coro se han sumado las voces de respetables figuras de la oposición y que han generado un impacto considerable en los electores demócratas que podría poner en riesgo el triunfo en varias gobernaciones.

Esta estrategia de desmotivación ha tenido un relativo efecto debido a que el gobierno “descubrió” que la primera reacción de un votante opositor ha sido utilizar la abstención como mecanismo de defensa ante cualquier entendible molestia con la conducción política de La Unidad y de los abusos ventajistas del organismo electoral; aunque aun así, un informe realizado por un miembro de la Asociación Venezolana de Consultores Políticos revela que en un escenario de alta votación, la oposición ganaría las gobernaciones de Miranda, Nueva Esparta, Lara, Amazonas, Táchira, Zulia, Carabobo, Bolívar, Anzoátegui, Aragua, Mérida, Barinas, Monagas, Sucre, Vargas, Delta Amacuro, Falcón y Yaracuy, aunque  esta cantidad de gobiernos regionales opositores podría disminuir si creciera la abstención y viceversa.

Tengo la impresión de que la tendencia abstencionista se detuvo y apenas superará el 40%, lo cual coloca la participación de en los niveles históricos del 60% para este tipo de procesos; pero si subiera otros cinco puntos, a las gobernaciones anteriores se sumarían otras más; sin embargo esto no sucederá si el ciudadano no internaliza que el poder de su voto puede lograr grandes transformaciones políticas y que la peor forma de hacer oposición es la abstención porque de esa manera podría oxigenar a un gobierno que va en retirada y con altísimos niveles de impopularidad.

LAS MENTIRAS Y LOS CHANTAJES DE HECTOR. Le estoy haciendo un seguimiento profesional al desarrollo de la campaña electoral del “hijo de Maduro” para la gobernación del estado Miranda y lo que he observado me ha dejado impactado por las mentiras y el chantaje implícito de sus propuestas. Si un elector mirandino, joven o mayor,  se detiene a evaluar los planes que tiene para Miranda en un supuesto negado de ganar la gobernación, lo primero que le podría venir a la mente es que es un ciudadano sin pasado en altos cargos públicos o que sus propuestas están dirigidas a un estado que no queda en Venezuela, especialmente en temas de seguridad, educación y vialidad. En seguridad, está denunciando que Miranda es el estado más violento del país y que el desmantelamiento de la policía regional es culpa del actual gobernador Capriles y para resolver el problema promete crear 10 mil cargos para nuevos funcionarios; sin embargo, es una propuesta llena de mentiras porque el combate a la inseguridad debe ser una política de Estado en la que el gobierno nacional tiene mayor responsabilidad; pero alguien debería decirle que el desmantelamiento de Polimiranda comenzó en el año 2.008 cuando el poder central incautó 3.054 armas de alto poder de fuego a pocos días de que Capriles derrotó a Diosdado Cabello y que nunca fueron devueltas y en estos momentos el instituto policial está intervenido por el Ministerio de Relaciones Interiores, de Justicia y Paz. En educación, está prometiendo la homologación de sueldos de los maestros como si se le olvidara que la mayoría de esas deudas fueron contraídas cuando él fue Ministro de Educación y no hizo nada cuando tuvo todo el poder para hacerlo. En vialidad,  está acusando a Capriles de ser el responsable de que Miranda sea el estado con las peores autopistas y carreteras del país, pero debería saber que según la Gaceta Oficial 39.200 de fecha 15 de julio del 2.009, toda la vialidad nacional y agrícola que antes dependía de las gobernaciones fueron transferidas al gobierno nacional. Sin embargo, lo más insólito del programa de un supuesto gobierno regional suyo es el chantaje político que proyecta porque deja ver que para que el estado pueda progresar los ciudadanos deben apoyarlo en las elecciones del próximo 15 de octubre; pero este mensaje subliminal lo que hace es quitarle la máscara porque queda demostrado que el cerco económico al que ha sido sometida la región mirandina ha obedecido a un plan orquestado desde el poder central con premeditación y alevosía. Menos mal que el 70% de los mirandinos que van a participar en las elecciones del 15 de octubre ya decidieron por quien van a votar y no será por “el hijo de Maduro”.

Sergio Graffe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *