Los hijos de Maduro o el efecto submarino

El principal argumento que hasta diciembre del 2.015 usó el oficialismo para rebatir las acusaciones de que en Venezuela no existía una democracia verdadera era que en 17 años habían realizado más de 20 elecciones; pero a partir de esa fecha y como consecuencia de la aplastante derrota sufrida en las parlamentarias, cambió radicalmente su estrategia electoralista y le huye a cualquier escenario donde tenga que contarse y es el motivo por el cual ordenó a unos tribunales penales la confiscación del referendo revocatorio presidencial y al CNE que suspendiera las elecciones regionales, ambos eventos previstos para el año pasado.

La realidad es que el oficialismo utilizaba las elecciones como una herramienta para mantener el poder mientras las podía ganar debido a la fuerza electoral con la que contaba Hugo Chávez hasta un poco antes de su muerte, al punto que todas sus campañas giraban alrededor de la imagen del máximo líder y a todos los candidatos los llamaban “los hijos de Chávez” para potenciar los efectos del “portavión” que representaba para todos debido a que se los echaba encima ante la precariedad de liderazgos individuales.

En la campaña para las elecciones parlamentarias del 2.015 el oficialismo pretendió implementar la misma estrategia pero la fuerza electoral de la imagen de Chávez no era la misma y la oposición pasó a la ofensiva con un certero mensaje dirigido contra la crisis económica, especialmente referido a las “colas” que generaban las escasez de alimentos y medicamentos y con lo cual ganó 112 diputados a 55 del partido de gobierno.

Para las elecciones de gobernadores pautadas para este 15 de octubre, no existen razones para pensar que habrá un cambio en la estrategia opositora no sólo porque fue exitosa sino, también, porque las condiciones económicas son peores que hace dos años, la inflación está descontrolada y en niveles que producen estragos en el costo de la vida de los venezolanos; y por tanto lo esperado es que los estrategas de la alianza democrática diseñen un mensaje temático tipo “paraguas” que sirvan para todos los 23 candidatos y evitar la personificación de propuestas porque está demostrado que la alta polarización política incide en el comportamiento electoral de los venezolanos y la mayoría opina y vota de acuerdo a su autodefinición política.

Seguramente del lado del oficialismo tratarán de seguir explotando el recuerdo del finado presidente y sus candidatos los podrían llamar  “los hijos de Chávez”, pero en la medida que pasa más tiempo su imagen pierde más capacidad de movilizar las masas; o tal vez, los etiqueten como “los candidatos de la paz” en alusión al supuesto éxito logrado por la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, pero es un discurso que no tiene pegada electoral por lo incierto y etéreo.

Del lado de la oposición, se hará un esfuerzo estratégico para asociar la grave crisis económica con los 23 candidatos del oficialismo y el puente de conexión será la pésima imagen de Maduro como presidente, en lo que sería la otra cara de la moneda del efecto “portavión” que representó Chávez; pero en esta ocasión serán considerados como “los hijos de Maduro” para lograr el mayor impacto del “efecto submarino” porque a todos los pudiera arrastrar hasta el fondo y por tanto estos comicios regionales hay que asumirlos como un plebiscito que permitirá medir los niveles de rechazo de Maduro, como un adelanto de las elecciones presidenciales venideras; y de allí la importancia de votar masivamente contra la crisis y la continuidad de la tragedia en Venezuela.

UN CISNE NEGRO EN MIRANDA?. Antes del año 1.697 existía la creencia mundial de que todos los cisnes eran blancos, pero a partir de esa fecha un grupo de colonos ingleses descubrieron una especie de color negro en Australia, lo cual generó una gran conmoción colectiva durante varios siglos en todo el planeta Tierra; sin embargo, no fue sino hasta el 2.007 cuando el investigador empírico Nassim Nicholas Taleb sistematizó el cuerpo de ideas relacionado con este tipo de “accidentes” y creó la Teoría del Cisne Negro para indicar grandes e inesperados descubrimientos científicos o artísticos de alto impacto y que sólo se pueden racionalizar mediante un estudio regresivo de datos que no fueron considerados en el curso de una investigación. En Ciencias Políticas  hemos realizado adaptaciones de esta Teoría para explicar eventos que surgen de forma sorpresiva en contraste con lo esperado, especialmente en materia electoral. En el caso de las elecciones para gobernador del estado Miranda el triunfo del candidato del Psuv, Héctor Rodríguez, sería de alto impacto por lo improbable debido a que el estudio de las tendencias de resultados electorales le da una amplia ventaja de 70% a 30% al candidato de La Unidad, Carlos Ocaríz; pero así como antes no se conocían los cisnes negros, la única forma de que aparezca uno este 15 de octubre es que los abstencionistas opositores le hagan el trabajo al “hijo de Maduro”.

ENCUESTA CALIENTICA. Me llegó la última encuesta de cobertura nacional realizada por la empresa Hercón Consultores a 1.200 electores mediante entrevistas telefónicas entre el 20 y 29 de agosto de 2.017 y cuyas variables estudiadas más resaltantes son las siguientes: (1) Valoración del desempeño de la Asamblea Nacional Constituyente: negativo, 78.7%; positivo, 16.6%; Ns/Nc, 4.8%. (2) Autodefinición política: opositor, 55.5%; independiente, 25.9%; oficialista, 18.4%. (3)  Importancia de las elecciones de gobernadores: importantes o muy importantes: 59.7%; nada importantes, 34.7%; Ns/Nc, 5.7%. (4) Disposición a votar en las elecciones de gobernadores: Muy dispuesto y dispuesto, 57.15; nada dispuesto, 29.8%; poco dispuesto, 6.8%; Ns/Nc, 6.3%. (5) Intención del voto en las elecciones de gobernadores: por un candidato de la oposición, 53.8%; por un candidato del oficialismo, 19,3%; por ninguno, 17.6%; por un candidato independiente, 4.0%; Ns/Nc, 5.3%. (6) Intención de votos para la presidencia si se adelantan las elecciones: por un candidato de la Mud, 56.15; por Nicolás Maduro, 15.6%; otros, 3.3%; Ns/Nc, 25.1%.

Sergio Graffe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *