Vecchio, Smolansky, Borges y Ledezma piden a Vicepresidente de EEUU desconocer resultados del 20M

En el primer encuentro oficial del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, en el marco de la Cumbre de las Américas que se desarrolla en Lima, el alto funcionario norteamericano recibió a los líderes opositores venezolanos Carlos Vecchio, Julio Borges, David Smolansky y Antonio Ledezma, quienes pidieron que ese país desconozca cualquier resultado del fraude electoral planteado por el régimen de Nicolás Maduro para el 20 de mayo.

La misión venezolana afirmó a Pence que “tal como lo establece la Declaración de Quebec y la Carta Democrática de la OEA, ningún país puede tolerar la alteración o ruptura del orden Constitucional en Venezuela. Ese desconocimiento debe conllevar el quiebre de la dictadura y el restablecimiento de la democracia para que los venezolanos puedan elegir un nuevo gobierno a través de elecciones verdaderamente libres e independientes”.

Destacaron que lo que se ejecuta en Venezuela es un fraude electoral que bajo ningún concepto plantea garantías para que el voto de los venezolanos se respete. “El CNE está parcializado y manipulado por el régimen, los principales partidos políticos están ilegalizados, los principales líderes que reclama el país como candidatos están presos, inhabilitados, o en el exilio; priva la ausencia de observación internacional calificada, hay un franco impedimento para que los venezolanos en el exterior puedan votar y la convocatoria al proceso fue ilegalmente hecha por una Asamblea Nacional Constituyente fraudulenta que es desconocida por el mundo entero”, precisó Vecchio.

Los dirigentes solicitaron al gobierno de Estados Unidos ejercer mayor presión a la dictadura y no esperar a que ocurra el fraude el 20 de mayo para emitir nuevas sanciones que pongan contra la pared a Maduro y avancen en el resquebrajamiento del régimen. “Es necesaria la ampliación de las sanciones a funcionarios del régimen involucrados en actos de corrupción, violación de Derechos Humanos, tráfico de drogas, tráfico de minería y lavado de dinero, incluyendo testaferros, familiares y colaboradores de esos funcionarios o personas. Esas sanciones además deben prohibir el libre tránsito de tales personas por el mundo”, precisó el alcalde en el exilio, David Smolansky.

Reiteraron que bajo ningún concepto las sanciones deben ser contra el pueblo venezolano, sino contra los personeros de la dictadura y pidieron seguir ayudando en la búsqueda de soluciones a la terrible emergencia humanitaria con la que el dictador Maduro azota y golpea a todos los venezolanos. Propusieron decretar formalmente que Venezuela está en emergencia humanitaria que afecta a toda la región y crear urgentemente un fondo multilateral que permita brindar la protección y atención a los venezolanos en condición de refugiados para garantizar su derecho a la alimentación, salud, educación y hogar como lo ha recomendado el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), así como la regularización migratoria de esos venezolanos a lo largo de toda la región.

“Solicitamos que la comunidad internacional active los mecanismos de presión contemplados en la doctrina de Responsabilidad de Proteger aprobada por la asamblea general de las Naciones Unidas para salvaguardar los derechos humanos de los pueblos víctimas de opresión. También presionar para la urgente liberación de los más de 379 presos políticos del régimen de Maduro, como Leopoldo López, los diputados Gilber Caro, Renzo Prieto y Wilmer Azuaje, el alcalde defenestrado de San Cristóbal, Daniel Ceballos, las docenas de jóvenes que han alzado su voz de libertad a través de la protesta constitucional y legítima y el regreso de los exiliados”.

Así mismo, la misión venezolana expresó a Mike Pence la necesidad de que Estados Unidos apoye los procesos legales que están en curso ante la Corte Penal Internacional (CPI) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) contra la dictadura de Maduro en aras de lograr justicia para el pueblo venezolano y el restablecimiento pronto de la democracia.

Tras escuchar atentamente a Vecchio, Borges, Smolansky y Ledezma el vicepresidente estadounidense informó que el gobierno de Estados Unidos aportará inmediatamente 16 millones de dólares para atender la terrible y creciente situación de los venezolanos refugiados fuera de su país y reiteró el compromiso de Estados Unidos con el rescate y fortalecimiento de la democracia en Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *