“Santa Inés existe”, reclaman baruteños que tienen más de 160 horas sin luz

“Santa Inés existe”, puntualiza visiblemente molesta una de las vecinas de la popular comunidad del Municipio Baruta que, este jueves en horas de la tarde, cumple una semana sin energía eléctrica ni agua, obligando a los residentes a pagar en dólares para poder acceder a ambos servicios.

“Caras dura todos los del combo del usurpador que sale la noche de ayer –miércoles- con una sonrisa anunciando que se restituyó en 100 % el servicio, lo que es una burla para las más de 2 mil familias que acá estamos desesperadas”, agregó la mujer.

Santa Inés, Terrazas de Santa Inés y Las Mesetas, entre otros sectores baruteños, cumplían la mañana de este jueves -11:30am- 161 horas sin energía, aunque entre el jueves y el domingo hubo intermitencia del servicio en el resto de la jurisdicción a ellos no les llegó “ni un poquito de luz”.

“El domingo cuando explotó el transformador  de la sub estación de Corpoelec de La Ciudadela, dos horas antes había llegado a Santa Inés con muy poco voltaje, tan bajo que por ejemplo solo prendían la luz del techo y no los toma corrientes”, narró otro de los afectados.

Asegura que segundos antes de la explosión a la 1:00 de la mañana los bombillos comenzaron a titilar y 20 segundo después la explosión, “evidentemente fue una sobre carga de voltaje por lo que se pudo ver en nuestro bombillos equipos”, agregó.  

Reclaman que el alcalde de la jurisdicción Darwin González, no coloque en los reportes que diariamente publica en sus redes sociales y de la alcaldía al sector Santa Inés en la lista de comunidades que siguen a oscuras.

Sin una gota

Narran que aunque tienen agua en los tanques subterráneos de algunas de las residencias, en un principio no podían acceder por no contar con energía para activar las bombas hidráulicas. “El martes recurrimos a pagar una planta de bajo capacidad solo para bombear agua al edificio, el martes tuvimos solo dos horas de agua y hoy jueves una hora en la mañana”, explicó otro vecino.  

“Comprar agua en botellón o tobos no es opción para quienes viven en los pisos altos como 12 o 14 porque evidentemente los ascensores no sirven, por lo que pagar la planta es la alternativa más coherente”, agregó. Deben cancelar 30 dólares por hora por encendido de la planta eléctrica.   

“Vecinos han tenido que poner plata por otros porque no todo el mundo tiene divisas, pero es parte de la solidaridad que caracteriza al venezolano en momentos de emergencia como estas”, puntualizó.   

Daniel Murolo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *