Yulimar Rojas: De la pobreza a la consagración como la mejor atleta venezolana de la historia

Redaccion El Tequeno

Nadie en 1995 pensó que en la capital venezolana de Caracas estaba naciendo literary analysis of nine stories quem tem asma pode tomar viagra source site http://archive.ceu.edu/store.php?treat=alpha-d3-0-5mg-cialis enter site go to site depression essay conclusion lasix 40 mg https://shepherdstown.info/conclusion/essays-on-unemployment-and-poverty/17/ best place to buy generic viagra forum amrita kumar herbal viagra cialis side effects numbness does synthroid have any side effects best website to buy a research paper https://explorationproject.org/annotated/conclusion-dissertation-conscience/80/ best viagra alternative 2013 receta viagra casera narrative essay intro examples https://www.arohaphilanthropies.org/heal/cialis-belle-prairie-city/96/ customer experience research paper speech pathologist assistant job essay about christmas lights is an 8 on the sat essay good cialis fakes argumentative essay about cell phones es malo tomar sildenafil a los 20 aos source site js6 read readhtml.jsp watch follow https://peacerivergardens.org/proof/resource-cards-for-research-paper/25/ profile essay on a nurse Yulimar Rojas, la mejor atleta venezolana de toda la historia, que luego por una decisión de sus padres desde muy pequeña vio en la ciudad Puerto La Cruz, en el estado Anzoátegui, un lugar para soñar y forjar su camino al éxito.

Aunque en principio se interesó por el voleibol, deporte que jugó hasta los 13 años, una visita a un polideportivo de su pueblo le cambió la vida por completo y la llevó dos años después a estar en sus primeros Juegos Nacionales y consagrarse en Lara en la categoría de Salto Alto y conseguir su primer triunfo internacional al ganar el Campeonato Sudamericano Juvenil de Atletismo 2011.

En el año 2012 buscó su fortaleza en la disciplina, en donde pasó por la velocidad en varias categorías. La capacidad atlética de Rojas seguía sorprendiendo a los entrenadores quienes la probaron en eventos fuera del país en donde estableció récords juveniles sudamericanos en 2013.

Siempre he creído en mi hija”, el relato de la madre de Yulimar Rojas
“Siempre he creído en mi hija”, el relato de la madre de Yulimar Rojas quienes fueron pilares en su carrera.

La llegada al salto con longitud y el salto triple, en donde se estableció rápidamente como la mejor de Venezuela y de la región, le permitió en 2015 llegar a las manos del mítico saltador cubano, Iván Pedroso, que la invitó a instalarse a Guadalajara y lograr su primera clasificación a unas olimpiadas en Río de Janeiro luego de una gran participación en en Toronto, Canadá.

“Di la sorpresa de clasificar a los Juegos Olímpicos de Río 2016. ¿Cómo no estar feliz? Era lo que había soñado”, dijo para el momento la campeona criolla. ?

En 2016 se proclamó campeona del mundo en pista cubierta en Portland con un salto de 14,41m y ese verano en los Juegos Olímpicos de Río en 2016 se colgó la medalla de plata con un salto de 14,98 por detrás de la colombiana Caterine Ibargüen (15,11). Un año después en Londres se convirtió en la primera atleta venezolana en proclamarse campeona mundial con un salto de 14, 91 por delante de Ibargüen.

La medalla de plata en Río ya la figuraba como la mejor.

El dominio de ambas atletas y vecinas se trasladó a los Juegos Panamericanos Lima 2019 donde Yulimar pulverizó el récord anterior de su rival (14,92) y estableció su mejor marca personal hasta la fecha con un salto de 15,11, un año después de haber logrado su segundo oro bajo techo en Birmigham 2018 con 14,63.

Andujar, España, sirvió para la venezolana para continuar su dominio en donde logró la segunda mejor marca de todos los tiempos con un salto de 15,41, marca casi idéntica con la que un mes después se proclamó campeona del mundo en Doha (14,37).

Yulimar Rojas desde los ojos de Yulecsi, su madre
Su consagración llegó el mejor momento de su vida.

El 21 de febrero de 2020, en el Meeting de Madrid, batió el récord mundial de salto triple en pista cubierta, alcanzando 15,43 metros y superando el récord anterior de 15,36 que había obtenido la rusa Tatiana Lebedeva en 2004.

Ahora en 2021 logró el hito más grande para su carrera deportiva que no solo le permitió batir el récord olímpico con 15:41 en su primer intento, y luego destrozar el récord mundial con un salto de 15,67 para ganar la medalla de oro olímpica.

(ISAKOVIC / AFP).

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias descarga Telegram, ingresa a @eltequenopuntocom y dale click a +Unirme.

Next Post

El estupendo otro logro que Yulimar Rojas registró en Tokio 2020 que jamás había logrado una mujer

La venezolana Yulimar Rojas tuvo este domingo la mejor participación de una atleta en el salto triple de toda la historia de unos Juegos Olímpicos en Tokio 2020, tras batir el récord olímpico con 15:41 en su primer intento, y luego destrozar el récord mundial con un salto de 15,67 […]